miércoles, 9 de marzo de 2011

Música sagrada, capítulo 4: El canto del santuario parte 1

¿Qué podemos decir del canto en el santuario? ¿El servicio de canto del santuario era diferente a las canciones religiosas de los otros pueblos? ¿Sería el  canto en el santuario un canto monótono, aburrido y lleno de reglas o un canto hermoso y lleno de armonía, color y gloria? ¿Qué piensas?


El salmo 137 fue escrito cuando Israel estaba en el cautiverio en la Babilonia del rey Nabucodonosor. En esa tierra extraña, los jóvenes talentosos como Daniel eran llevados junto al rey para servir de músicos o escribas, en uno de esos paseos con el rey alguno de esos jóvenes escribió este salmo donde relataba su experiencia: “Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentamos, y también lloramos, acordándonos de Sión. Sobre los sauces en medio de ella colgamos nuestras arpas. Porque allí nos demandaban canciones los que nos habían cautivado; y los que nos despojaron demandaban alegría, diciendo: ¡Cantadnos una de las canciones de Sión!” (Ver 1-3) VM.


Los babilonios eran amantes de la música, cuando adoraban sus imágenes utilizaban “toda clase de música” Dan 3: 7 lit. Heb. Y a la vez “toda clase de instrumentos musicales” Dan 3: 10. ¿Qué tenía la música de las arpas y el canto de los judíos que la hacía tan especial que era requerida por los gobernantes de Babilonia? Es interesante que entre tanta variedad de música que oían los babilonios, las “canciones de Sion” eran reconocidas entre ellos. Era un estilo de canto y música totalmente diferente al conocido en la época, no tenía los tradicionales gritos tribales, no tenia meditaciones vocales sin sentido como los “ohm” orientales o el misticismo de los egipcios. Era un canto ordenado, profético y claro, y lleno de armonías y colores musicales. Esto tenía maravillados a los pueblos.



El canto en Israel no fue tan ordenado en sus comienzos, así como lo vimos en capítulos anteriores, pues cuando Moisés salió de Egipto con el pueblo, el pueblo salió adorando al estilo egipcio. Los cantos de los hebreos  a los pies del monte Horeb parecían “gritos de guerra” que eran acompañados de “danza”. Poco después que salieron de ese lugar, esta forma de adoración fue cambiando con la institución del santuario: “Vieron tus caminos,  oh Dios; Los caminos de mi Dios,  de mi Rey,  en el santuario.-Dice el salmista- Los cantores iban delante,  los músicos detrás; En medio las doncellas con panderos” Sal 68: 24-25. El orden que existía de unos delante y otros detrás aparece allí indicando que no era un servicio de canto o danza, sino una marcha. La música de los hebreos ya no era “danzable”, sino “marcial”.  El libro la educación relata este evento con las siguientes palabras: “Por indicación divina se expresaban también los mandamientos dados desde el Sinaí, con las promesas del favor de Dios y el relato de los milagros que hizo para librarlos, en cantos acompañados de música instrumental, a cuyo compás marchaba el pueblo mientras unía sus voces en alabanza. (La educación pág. 39)


Si bien, los tambores o panderos (tof) serian excluidos en el servicio del santuario por orden del rey David, en el desierto y en las guerras eran de mucha utilidad, ellos marcaban el paso para que el pueblo marchara y cantara. El tambor era un instrumento femenino que principalmente tocaban las doncellas y a su vez era un juguete de los niños (los cuales vimos en el capitulo anterior).


Preguntas:




  • 1- ¿Qué diferencia existe entre la música bailable y las marchas?

  • 2- ¿Haz intentado marchar con música bailable? O ¿has intentado bailar con música de marcha? Haz el intento solo por curiosidad.

  • 3- ¿Qué funciones cumplía la música del desierto, mientras el pueblo marchaba?


Como ya lo hemos compartido, la música sagrada comenzó a llevar un orden definido no en tiempos de Moisés sino en tiempos de David. David comenzó a formar un coro y estableció ordenanzas por orden de Dios hasta casi el día de su muerte y estableció parte del linaje de Asaf, Heman y Jedutún: “Éstos tenían a su cargo el canto en el servicio del templo de Dios. Una orden real y un reglamento establecían los deberes diarios de los cantores.”  “Conforme al estatuto de David, varón de Dios” Neh. 11: 22-23; 12: 24 NVI


Estos cantores se agruparon en un coro de 288 músicos profesionales que se establecieron en dos lugares de culto, Asaf en Jerusalén 1 cron 16: 37, Heman y Jedutún en el altar de Gabaón 1 Cron 16:39-42. Algunos de los hijos de Jedutún eran porteros no cantores como su padre, por lo que se entiende que los cantores eran seleccionados más por su destreza que por su linaje.

No existen copias del código o estatuto que David instauro para la música y el canto, mas sin embargo, podemos ver algunas de las normas que tenían los cantores en Israel al investigar en las escrituras. A continuación, mostraremos algunas características principales de la música cantada y los cantores en el santuario de Dios:

  1. “había un director de cantores para los canticos, las alabanzas y la acción de gracias a Dios” Neh. 12: 46 RV1995 Además de este director principal, Algunos “tenían arpas afinadas en la octava para dirigir” a los músicos, mientras otro levita, el que “era entendido en ello” era puesto “para dirigir el canto” por lo general, este último además de dirigir era el “maestro de canto entre los cantores” y los que cantaban eran “instruidos en el canto para Jehová” 1 Cron 15: 21, 22, 27; 25: 7 El orden era fundamental en el coro.

  2. Habían cantores de ambos sexos pero no revueltos, ministraban por familias. Neh. 7: 67, 1 Cron 25: 5 – 6

  3. Los cantores eran “jefes de familias patriarcales de los levitas, los cuales vivían en las habitaciones del templo. Éstos estaban exentos de cualquier otro servicio, porque de día y de noche tenían que ocuparse de su ministerio.” 1 Cron 9: 33 Después de la deportación a babilonia “Todo Israel…daba alimentos a los cantores y a los porteros, cada cosa en su día.” Neh. 12: 47

  4. Según el orden de David Neh. 11: 22 – 23 Se turnaban por familias para rendir el culto a Dios en el santuario durante el transcurso del año de mes a mes 1 cron 25: 8

  5. Usaban su vestidura característica de “lino fino” algunos llevaban el “efod” también.

  6. La reverencia era parte esencial del culto, a tanto llegaba el temor de Dios que algunos cantos fueron entonados de rodillas 2 Cron 29: 29 – 30 así como también en el cielo lo hicieron los 24 ancianos en Apocalipsis

  7. El énfasis del canto estaba en las letras. Algunas de las letras de los cantos eran profecías 1 Cron 25: 1-3 algunos hasta “profetizaban con arpas”, en el frente de batalla habían cantores que alababan a Dios 2 Cron 20: 22 y en algunos  sacrificios especiales 2 Cron 29: 27

  8. Solo arpas y salterios (citaras) acompañaban el canto. Incluso las flautas y otros instrumentos melódicos suaves no eran utilizados al mismo tiempo del canto. Probablemente para hacer más claras las letras de los himnos a Dios.


El orden de los levitas era impresionante, y el canto de ellos era solemne siguiendo la orden que Dios mismo les diera: "Mis días de reposo guardaréis y mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová". Levítico 19:30

Preguntas:

  • 4- ¿Por qué crees que Dios coloco ordenanzas en su servicio de canto?,

  • 5- ¿Qué música deseaba Dios que hicieran para él?,

  • 6-¿Qué otra labor crees tú que tenían los cantores? Ver Ez 40: 44.

  • 7- ¿en qué se parece la música contemporánea cristiana a la música del santuario y en qué se diferencian?




[caption id="attachment_433" align="alignright" width="276" caption="El canto y Coro ordenado punto por punto por David"][/caption]

El santuario no era el único lugar donde había música en Israel. En el tiempo de la vendimia, los cosecheros llevaban las uvas a una piscina de barro llamada lagar, la costumbre era que alrededor del lagar los hombres tocaban con flautas y palmas mientras las doncellas del lugar pisaban las uvas al ritmo de la música. Los matrimonios y los triunfos militares eran acompañados por música. Aun los funerales en tiempos de Jesús eran acompañados por “flautas y… alboroto” Mat 19: 23. Otros seguían su camino con “alegría de corazón” y “con flauta para venir al monte de Jehová” Isa 30: 26


Por lo general las mujeres tenían la costumbre de salir con el tof (tambor) y danzar, Miriam guió a un grupo de mujeres en el canto y la danza cuando Dios les salvo de los egipcios (Ex 15:1-21). Las mujeres jugaron y danzaron para el David victorioso que venía de la guerra (1 Sam 18:6-7). La hija de Jefté fue a encontrar a  su padre con panderos y danza luego de su retorno de la batalla (Juec. 11:34).

Ninguna de estas formas de música, eran reguladas por Dios, no obstante, no era música relacionada con el servicio del santuario, eran parte de la cultura judía. Las danzas en Israel formaban parte de la tradición popular, y aun así, no se parecían en nada a las danzas y bailes actuales. La danza en Israel era diferente a la danza de los pueblos paganos circundantes. Ni en la biblia, ni en la tradición judía antigua u ortodoxa actual, aparece por ejemplo el baile mixto (hombre-mujer). Tampoco existía en esas danzas la sensualidad y la incitación que caracteriza las danzas y la música árabe. Las rondas y los juegos inocentes eran lo que formaban parte de las danzas de Israel, pues eran las mujeres y los niños los que danzaban en rondas principalmente, era una actividad social espontanea, una expresión sana de alegría, no eran fuentes de entretenimiento como lo son ahora. No existían salones de baile.


Todas estas clases de música y danza eran parte de la cultura hebrea no eran un mandato divino, por tanto nunca formaron parte de la música del santuario. Precisamente esta es la razón por la cual Dios le enseño al pueblo la diferencia entre la música secular y la sagrada. Nunca hubo “danzarines” en el templo, ni jamás la danza fue una “disciplina” de adoración como algunos creen.


En muchos casos la danza de rondas fue una expresión sana e inocente de alegría que involucraba a la familia, y los niños. Pero en muchos otros casos la misma música bailable desvirtuó el carácter sagrado del pueblo. Por lo que la música bailable “no podía” formar parte de la adoración sagrada.



 


Dejare este capitulo hasta acá por que es mas largo y es bueno que mastique lo que tenemos y mediten en ello.


Continuamos en la siguiente parte.


 

1 comentario:

  1. [...] La Musica sagrada: Cap 4 El Canto Sagrado Parte 2 por Zerojustice Escribir un Comentario Categorías: La Voz de Arte, La voz de la Biblia y la Voz de la Razón Continuando desde el capitulo anterior…. [...]

    ResponderEliminar

Recuerda que puedes dejar tu comentario, debe ser educado y con respeto a las otras personas. Todo Spam o comentario que no promueva el debate o falte el respeto sera eliminado o moderado.