sábado, 12 de febrero de 2011

Música sagrada, capítulo 2: La música del Santuario

 
La ingrata pero realista historia bíblica cuenta que mientras Moisés estuvo sobre el monte Sinaí durante 40 días y 40 noches el pueblo “se sentó a comer y a beber y se levantó a regocijarse” Éxodo 32: 5 -6

Ellos proclamaron una “fiesta a Jehová” y el pueblo hizo un intento de adorar al Dios verdadero, pero al estilo Egipcio. Una estatua de un becerro de oro, comida abundante, licores y por supuesto “danzas” y desenfreno (ver 19)

Un joven llamado Josué que había subido la montaña hasta cierta altura acompañando a Moisés, pensó que la música que se escuchaba en el campamento era “Alarido de pelea”, gritos de lucha, pues la música “danzable” que los Judíos aprendieron en Egipto era muy ruidosa acompañada de tambores y sonidos estridentes. Moisés que paso parte de su vida en las cortes Egipcias por décadas sabía perfectamente que sonido era ese: “No es voz de alaridos de fuertes, -dijo el-  ni voz de alaridos de débiles;  voz de cantar oigo yo.”

Es muy interesante que luego de este pasaje vergonzoso de la historia, Moisés le enseño al pueblo de Israel las leyes de Dios contenidas en los primeros cinco libros de la biblia. Estas leyes hablan sobre alimentación, salud, justicia, propiedades, convivencia, conducta y casi todo aspecto de la vida cotidiana, pero no mencionan ni una sola palabra en cuanto a la música sagrada. A pesar de las minuciosas especificaciones sobre los sacrificios y las ofrendas, y el servicio en el santuario, Levítico y Éxodo ni siquiera mencionan algo en cuanto a la música. Apenas se mencionan unas trompetas de plata que servían para llamar a la congregación.

Preguntas:





  • 1- ¿Sera que Dios no dejo ninguna referencia de la música en la biblia?,
  • 2- ¿Sera que a Dios no le incumbe la música que se utiliza en su servicio?,
  • 3- ¿será que a Dios no le interesan los estilos de música que usamos en la iglesia?
Como suele suceder, muchos piensan que cuando la biblia no habla específicamente de algún tema en particular, significa que Dios deja ese asunto en las “sabias” manos del hombre.

Pues bien, en cuanto a la música sagrada no ocurre esto, Dios no nos dejo completamente a oscuras en su palabra con respecto a la música sagrada. Es verdad de que en tiempos de Moisés ni siquiera se menciono la música sagrada en las leyes de Israel. La verdad es que no hubo ni una sola reglamentación en cuanto a la música durante 400 años, pues fue recién en tiempos del Rey David cuando Dios introdujo un orden la música en el templo. ¿Qué extraño verdad?

Pregunta:
  • 4- ¿Por qué la música sagrada fue incorporada en el santuario 400 años después de la salida de Egipto y no antes?
Entendamos. El pueblo judío fue esclavo en Egipto 430 años. Durante este tiempo el pueblo conoció solo la música egipcia. La única manera de adorar que el pueblo conocía, era la forma en que los egipcios adoraban a sus dioses. La música de adoración egipcia era compuesta de voz y grandes tambores. Tambores de varios tamaños, sonajas, panderos, y una clase de oboe, eran los únicos instrumentos en la música Egipcia, por eso la música egipcia estaba llena de danzas, pues la base de esta música era el ritmo de los tambores.

La música que el Dios verdadero instauro para su servicio 400 años después de la salida se Egipto era un tipo de música diferente, con instrumentos musicales diferentes. En vez de grandes tambores, el énfasis de este nuevo tipo de música estaba en el sonido armonioso de las arpas. David fue el encargado de hacer este cambio en el estilo de la música. Dios espero el tiempo necesario para que el pueblo olvidara la música de Egipto, antes de introducir este nuevo tipo de música.

David conocía bien la música y poseía un talento especial para los instrumentos. Cuando el rey Saúl era atormentado por demonios, él llamaba a David, y este “tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.” 1 Sam 16: 23. Es interesante notar que David, no cantaba ante Saúl. La biblia dice que solamente tocaba el arpa, no era la letra de la canción lo que alejaba al demonio, era la música y el espíritu del intérprete.

Al llegar a su madurez David instauro una serie de normas para los cantores y músicos en el santuario de Dios y puso levitas en la casa de Jehová con címbalos, salterios y arpas, conforme al mandamiento de David, de Gad vidente del rey, y del profeta Natán, porque aquel mandamiento procedía de Jehová por medio de sus profetas.” 2 Cron 29: 25

En este pasaje se menciona que David coloco normas en el santuario, la primera de ellas se aprecia en los instrumentos de la música del santuario. En tiempos de David habían muchísimos instrumentos musicales, pero el escogió solo tres para ser ocupados en el templo: el arpa (que era semejante a las actuales, de tal vez 12 cuerdas y sonido dulce), el salterio (que era un arpa pequeña con diez cuerdas) y el címbalo (que eran un par platillos de no más de 10 cmts. que servían para marcar los comienzos y los cambios en la melodía)

Si bien, el texto no muestra que estos sean los únicos instrumentos con los cuales se puede alabar a Dios, David marco una diferencia notable con la música religiosa de su tiempo.

Deliberadamente excluyo cualquier clase de tambor, pandero y percusiones rítmicas del servicio de adoración. Solo admitió las arpas y címbalos. Lo más interesante de todo esto es que la biblia menciona que solo estos tres instrumentos eran tocados en el santuario

David mismo fue quien construyo con sus manos esta nueva línea de instrumentos musicales 2 Cron 7:6 y estos instrumentos fueron llamados Los instrumentos de música de Dios” o “los instrumentos de música de Jehová” Ningún otro instrumento musical fue llamado jamás así. Algunos pueden pensar que tal vez en el santuario habían más instrumentos musicales pero que solo se mencionan los más representativos, pero la verdad es que una y otra vez solo se mencionan los mismos tres:

1Cron15:16 David mandó a los jefes de los levitas que dispusieran a sus hermanos los cantores, que hiciesen resonar los instrumentos musicales, arpas, salterios y címbalos, en señal de regocijo;"



1Cron 16:6 Benaya, Obededom y Jeiel, con instrumentos músicos, salterios y arpas, y Asaf era el que hacía sonar los címbalos. Los sacerdotes Benaya y Jojaziel tocaban continuamente las trompetas delante del arca de la alianza de Dios.



1Cron 25:6 Todos éstos de Asaf, de Jedutún y de Hernán fueron puestos bajo la dirección de sus padres para cantar en el templo de Yahvé tocando los címbalos, las arpas y los salterios, cumpliendo los ministerios de la casa de Yahvé según el orden prescrito por el rey.



Además de estos versículos, la biblia muestra que las ordenanzas de David en cuanto a la música se mantuvieron durante el tiempo. Después de la muerte de David, los reyes que gobernaron después de él siguieron sus indicaciones con exactitud. El rey Ezequías casi 300 años después del rey David seguía “el mandamiento de David” en cuanto al canto, y los instrumentos de música en su tiempo fueron los mismos tres arpas, salterios y címbalos 2 Cron. 29: 25

Aun en los tiempos de Nehemías, 100 años después de Ezequías, se siguió guardando la “ordenanza del rey David” Con las mismas características y los mismos instrumentos “con alabanzas y con cánticos, con címbalos, salterios y cítaras” Esd. 3: 10, Neh. 12: 27 Las ordenanzas de David sobre la música sagrada no pasaron de moda jamás y continuaron hasta la destrucción  del templo en el año 70 DC.

Preguntas:

  • 5- ¿Por qué nadie cambio el orden de David en cuanto a música?,

  • 6- ¿Por qué Dios no incluyo los tambores entre sus instrumentos?,

  • 7- ¿porque crees que Dios solo escogió las arpas, las cítaras y los címbalos?,

  • 8- ¿Qué principios nos enseñan las ordenanzas de David sobre la música sagrada?

Dios bendiga la mente que busca sabiduría…



ESPERAMOS SUS COMENTARIOS Y PREGUNTAS PARA REALIZAR UNA ENTRADA POSTERIOR RESPONDIENDOLAS

2 comentarios:

  1. [...] ser repetitivos, pero Dios aparto la percusión rítmica y los ritmos bailables del santuario (ver capitulo 2), Dios no dijo que todas las canciones debían hacerse en el acorde de “Re mayor”, pero si [...]

    ResponderEliminar
  2. Elizabeth Mejia2/16/2014 10:45 a.m.

    Me complace muchisimo que estudios como este muy respetuosos de lo que la Biblia nos enseña sobre la musica sean puestos en linea para la edificacion de quienes buscamos temas como este para edficarnos a nosotros mismos y por supuesto para compartirlo con los demas. en mi caso buscaba informacion al respecto porque estoy compartiendo dicho tema con los prejovenes de mi congregacion que mucho necesitan orientacion en cuanto a este tema que es de mucha importancia. Muchas bendiciones de parte del eterno!!

    ResponderEliminar

Recuerda que puedes dejar tu comentario, debe ser educado y con respeto a las otras personas. Todo Spam o comentario que no promueva el debate o falte el respeto sera eliminado o moderado.