viernes, 25 de noviembre de 2011

Estudio Biblico de Daniel Capitulo 5: El Grafiti Sagrado Parte 1


“En la historia de un país que por un juicio trajo a uno salvación y a otro trajo condenación”

Actividades: Lee Daniel Cap. 5 completamente


Preguntas y Respuestas

1.- ¿Cuál fue el evento que Belsasar realizó para sus príncipes? Y ¿En qué estado se encontraba?

2.-¿El estado de Belsasar que cosa no le dejó discernir?

3.- Mientras realizaba este evento, ¿Qué mandó a buscar y que hizo con lo que mando a buscar?

4.- ¿Qué evento sorpréndete sucedió? ¿Cómo reaccionó él? (Medite porque reacciono así)

5.- ¿Alguno de los que mandó a llamar pudo dar interpretación?

6.- ¿La Reina por qué sabía sobre Daniel? (medite un poco si es necesario investigue)

7.- ¿Qué impresión tenía la Reina de Daniel?

8.- ¿Cuál fue la actitud de Daniel frente a los Dones prometidos? ¿Por qué? (medítelo tomando en cuenta que Daniel no reaccionó así con Nabucodonosor)

9.-  ¿Por qué comienza narrando la Historia de su Ancestro? (qué cree usted)

10.- ¿Qué actitud había tomado Belsasar frente lo ocurrido con su Ancestro? ¿Tuvo alguna implicancia en lo que le estaba aconteciendo?

11.- ¿Qué actitud tomo Belsasar frente a la respuesta de Daniel? ¿Por qué?

Actividad 1: Investigue que palabras significaban Mene, Tekel, Uparsim.

Puerta de Ishtar (Babilonia)
Complementario: Belsasar o Baltasar en acadio Bel-sharra-usur, significa “que el dios Bēl proteja al rey” es uno de los grandes iconos de los misterios de la arqueología bíblica en el Antiguo testamento ya que para el mundo científico dio bastante dolores de cabeza ya que  no aparecía en ningún anal o registro histórico. Para ese tiempo solo se narran los últimos años del Rey Nabonido 556-539 a.C. del imperio neo babilónico el cual terminó con la conquista de Ciro.

Llegada al poder de Nabonido: El origen de Nabonido no es claro. Basándose en elementos tales como sus alusiones al rey asirio Assurbanipal en textos de propaganda real o su particular interés en Harrán, el último foco de resistencia asirio tras la caída de Nínive en el 612 a. C., se ha sugerido que era de ascendencia asiria Se ha propuesto, además, un origen arameo occidental. Lo que es seguro es que no pertenecía, ciertamente, a la dinastía anterior, y que ascendió al trono luego de derrocar al joven rey Labashi-Marduk en el año 556 a. C. Es posible que haya legitimado su apropiación del trono mediante su casamiento con Nitocris, una hija de Nabucodonosor II y viuda de Nergal-shareser.

Nabonido y la religión: Nabonido mostró especial interés por el dios lunar Sin y su templo en Harrán, del que su madre - llamada Adad Adagupi- era sacerdotisa. Las fuentes nos informan que Nabonido hizo transportar a Babilonia las más importantes estatuas de culto de la baja Mesopotamia en el momento en el que la ciudad era amenazada por el ejército persa. Esto no sería un signo de blasfemia, sino parte integral de la defensa de Babilonia: al reunir en ella a las estatuas divinas (lo que implica un esfuerzo administrativo importante), Nabonido trataba de asegurarse en apoyo de los dioses en el inminente conflicto armado contra los persas.

El deseo del rey era el de conectarse con la tradición babilónica, con grandes construcciones tal vez para hacer olvidar que era un usurpador. Comenzó por embellecer el templo del dios Marduk, tanto en Babilonia como en Sippar, Larsa, Uruk y Ur.



Marduk Dios Babilónico (Leon Alado)
Según el historiador Berroso (el cual no ha podido se corroborado por escrituras cuneiformes de su tiempo) Nabonido se enfrentó al poderoso clero de Marduk, Nabú y Nergal, la Triada Babilonia favoreciendo el culto de Sîn de Harran, el dios al que servía su madre. Este dios se unía a Shamash (el Sol) e Isthar (la Triada Asiria)

Estallaron grandes conflictos en las ciudades de Babilonia, Borsippa, Ur, Uruk y Larsa por la mala situación económica, coincidiendo con los trabajos del rey en Harran, provocando que estos rebeldes conspiraran tratando de ayudar a Ciro para que Babilonia cayera sin embargo no se le da credibilidad ya que puede ser una manera post babilónica de opacar la unidad del imperio y dominio que llego a obtener.

Nabonido en Taima: Nabonido permaneció en el oasis árabe de Taima desde el 549 a. C. hasta por lo menos el 545 a. C., según nos informa la Crónica de Nabonido. Es posible así mismo que Nabonido estuviera buscando una capital alejada del peligro que representaban los persas en el Irán. Sin embargo, Babilonia poseía un elevado estatus económico, simbólico e ideológico, y difícilmente un rey pudiera dejarla a merced del invasor. Otra posible explicación señala que, al instalarse en Taima, Nabonido podía dominar algunas rutas de comercio de la Península Arábiga -las que por primera vez pasaban a ser controladas por una potencia mesopotámica. Durante su estadía, Nabonido edificó en Taima un complejo palaciego, la mayor parte del cual ha sido explorado por excavaciones recientes.

Belsasar el gran desconocido de la historia: Uno de los grandes enigmas que se han presentado a los comentadores de la Biblia a través del siglo XIX  ha sido la identidad de Belsasar.  Hasta 1861 no se había descubierto en los registros antiguos ninguna mención de tal rey.  El nombre de Belsasar sólo se conocía por el libro de Daniel. La dificultad se acentuaba porque varios documentos antiguos presentaban listas de los reyes de Babilonia hasta el fin de la historia de esa nación, y todas ellas mencionaban a Nabonido, como último rey antes de Ciro, que fue el primer rey de Persia.  Puesto que Ciro conquistó a Babilonia y sucedió a su último rey babilonio, parecía no haber cabida para Belsasar en el linaje real.  Por otra parte, el libro de Daniel pone los acontecimientos que precedieron inmediatamente a la caída de Babilonia durante el reinado de Belsasar, un "hijo" de Nabucodonosor (ver com. cap. 5: 2), el cual perdió la vida durante la noche cuando fue tomada Babilonia por los invasores medos y persas (cap. 5: 30).


Cilindro de Nabodino que permitió
encontrar la cronología perdida
De este modo existieron muchas posturas de los arqueólogos, traductores y comentaristas de que Belsasar no había existido o que simplemente era un hermano de algún hijo de Nabucodonosor; en los peores de los casos se desechaba de manera completa el registro del Libro de Daniel como una cronología fiel y se creyó que fue escrito en el siglo II a.C. en el tiempo de los macabeos quitando todo crédito así a libro de Daniel 2 y que era un libro revelado proféticamente.

En  este contexto el triunfo de la arqueología Bíblica y por tanto dio crédito a la narración exacta del libro de Daniel  se acento gradualmente a la medida que se encontraban nuevos escritos cuneiformes en excavaciones arqueológicas.

En 1861 se Publicaron algunos textos del Templo de la Luna de Ur donde aparecían los primeros vestigios de un tal Bel-shar-utsur el cual era su hijo mayor. En 1882 se traducen los textos llamados crónicas de Nabonido donde se narran la toma de Babilonia por Ciro y que en ese momento este se encontraba en el Oasis de Tema y que aparece un tal Belsasar era Comandante en jefe de los ejércitos Babilonios.  Años posteriores se encontraron textos donde ya se ahondaba en los cargos que este Bel-shar-utsur tenía en el reino Babilónico el cual era el hijo mayor de Nabonido. En 1916 Se publicó un texto donde Nabonido y Belsasar eran invocados juntos en un juramento, dando fuerza a que Belsasar debía entonces tener una posición real en el imperio. En 1924 se establece que Nabonido para la última etapa del periodo neo babilónico tenía una corregencia con su hijo Belsasar ya que Nabonido “confió el reino a su hijo” mientras él estaba en Tema. Con esto se eliminó toda duda al relato Bíblico de Daniel y su valides histórica. Solo hasta 1929 Raymond P. Dougherty de la universidad de Yale entrego una monografía donde se ponía toda la información descubierta la cual tuvo 216 páginas. Extracto del escrito:

"Las inscripciones cuneiformes indican que Nabonido era hijo del príncipe de Harán, Nabu- balatsu-iqbi, y de la sacerdotisa del Templo de la Luna de Harán.  Después de que los medos y babilonios tomaron Harán en 610 a. C., quizá la madre de Nabonido fue tomada como una prisionera distinguida y llevada al harén de Nabucodonosor, de manera que Nabonido creció en la corte a la vista del gran rey.  Muy probablemente fue él el "Labyneto" de Herodoto (i. 74), que sirvió de mediador entre los lidios y los persas en el año 585 a. C. Esto es evidente por las siguientes observaciones: Herodoto llama "Labyneto el babilonio" al rey de Babilonia que reinaba cuando cayó Sardis, en 546 (i. 77).  Más tarde identifica con este mismo nombre al padre del gobernante de Babilonia en la época de su caída, en 539 a. C. (i. 188).  Sabemos que Nabonido era rey de Babilonia en 546 a. C. y que también era padre de Belsasar.  El hecho de que en 585 a. C. se hubiera elegido a Nabonido como representante diplomático de Nabucodonosor era un alto honor que muestra que el joven debe haber sido un favorito del rey en ese tiempo.  Es posible, como piensa Dougherty, que su esposa Nitocris, a quien Herodoto describe como una mujer sabia (i. 185-188), fuera hija de Nabucodonosor y de una princesa egipcia. (nota del editor: de esta se cree que es la aparición como Reina Madre en el capítulo 5 de Daniel)

Sin embargo, las relaciones familiares entre Belsasar, el hijo de Nabonido, y Nabucodonosor no se han determinado definitivamente mediante los registros de esa época.

Por la información obtenida se comprende según las afirmaciones de Daniel 5 que Nabucodonosor era padre de Belsasar significa los siguiente: El uso bíblico permite que la palabra "padre" signifique también "abuelo" o "antepasado" (ver 1 Crón. 2: 7).  Según esto se entiende que (1) Nabonido era yerno de Nabucodonosor, y Belsasar era nieto de Nabucodonosor por parte de su madre. (2) Nabonido era llamado hijo porque su madre pertenecía al harén de Nabucodonosor y él era por lo tanto su hijastro; Nabonido dirigió una expedición exitosa contra Tema, en Arabia, y fijó allí su residencia por muchos años.  Durante ese tiempo Belsasar se desempeñó como rey en Babilonia y comandante en jefe del ejército.  Aunque los documentos legales siguieron fechándose según los años del reinado de Nabonido, el hecho de que los nombres de padre e hijo se pronunciaran juntos en los juramentos, mientras que bajo los reinados de otros reyes sólo se usaba un nombre, muestra claramente el gobierno conjunto de Nabonido y Belsasar.

Para meditar:
Hacia el fin de la vida de Daniel, se estaban produciendo grandes cambios en la tierra a la cual, más de sesenta años antes, él y sus compañeros hebreos habían sido llevados cautivos. Nabucodonosor había muerto, y Babilonia, antes "alabada por toda la tierra," había pasado a ser gobernada por sus sucesores imprudentes; y el resultado era una disolución gradual pero segura.

Debido a la insensatez y debilidad de Belsasar, nieto de Nabucodonosor, la orgullosa Babilonia iba a caer pronto. Admitido en su juventud a compartir la autoridad real, Belsasar se gloriaba en su poder, y ensalzó su corazón contra el Dios del cielo. Muchas habían sido sus oportunidades para conocer la voluntad divina, y para comprender que era su responsabilidad prestarle obediencia. Sabía que, por decreto divino, su abuelo había sido desterrado de la sociedad de los hombres; y sabía también de su conversión y curación milagrosa. Pero Belsasar dejó que el amor por los placeres y la glorificación propia borrasen las lecciones que nunca debiera haber olvidado. Malgastó las oportunidades que se le habían concedido misericordiosamente, y no aprovechó los medios que tenía a su alcance para conocer mejor la verdad. Lo que Nabucodonosor había adquirido finalmente a costo de indecibles sufrimientos y humillaciones, Belsasar lo pasaba por alto con indiferencia.

No tardaron en ocurrir reveses. Babilonia fue sitiada por Ciro, sobrino de Darío el Medo y general de los ejércitos combinados de los medos y persas. Pero dentro de la fortaleza al parecer inexpugnable, con sus macizas murallas y sus puertas de bronce, protegida por el río Éufrates, y abastecida con abundantes provisiones, el voluptuoso monarca se sentía seguro y dedicaba su tiempo a la alegría y la parranda.

En su orgullo y arrogancia, con temerario sentimiento de seguridad, "Belsasar hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino."

Habiendo quedado la razón destronada por una embriaguez desvergonzada, y habiendo cobrado ascendiente los impulsos y las pasiones inferiores, el rey mismo dirigía la ruidosa fiesta, no satisfecho  y [con sus facultades entenebrecidas por las cantidades de vino perdió el temor por lo SANTO, no tuvo temor por aquel que hizo comer pasto a su abuelo 7 años] y mando buscar los vasos traídos por Nabucodonosor desde el templo de Jerusalén, poco se imaginaba Belsasar que un Testigo celestial presenciaba su desenfreno idólatra; pero un Vigía divino, aunque no reconocido, miraba la escena de profanación y oía la alegría sacrílega. Pronto el Huésped no invitado hizo sentir su presencia. Al llegar el desenfreno a su apogeo, apareció una mano y trazó en las paredes del palacio, con caracteres que resplandecían como fuego, palabras que, aunque desconocidas para la vasta muchedumbre, eran un presagio de condenación para el rey y sus huéspedes, ahora atormentados por su conciencia.


Belsasar era el más aterrorizado de todos, el rey se quedó paralizado de miedo. Su conciencia se despertó. "Desatáronse las ceñiduras de sus lomos, y sus rodillas se batían la una con la otra." Belsasar se había levantado impíamente contra el Dios del cielo, y había confiado en su propio poder, sin suponer siquiera que alguno pudiera atreverse a decirle: ¿Por qué obras así? Ahora comprendía que le tocaba dar cuenta, y que no podía ofrecer excusa alguna por haber desperdiciado sus oportunidades ni por su actitud desafiante.

En vano trataron el rey, los príncipes y los sabios de leer las letras ardientes. Encerraban un secreto que él no podía sondear, un poder que le era imposible comprender o contradecir. Desesperado, se volvió hacia los sabios de su reino en busca de ayuda. Y así el testimonio de la Reina Madre la cual recordaba lo acontecido a Nabucodonosor recordó a Belsasar que si había alguien que pudiese descifrar el enigma.

Así Daniel fue traído ante aquella muchedumbre aterrorizada, estaba Daniel en pie, imperturbable frente a la promesa del rey, con la tranquila dignidad de un siervo del Altísimo, no para hablar palabras de adulación, sino para interpretar un mensaje de condenación.  El profeta recordó primero a Belsasar asuntos que le eran familiares, pero que no le habían enseñado la lección de humildad que podría haberle salvado. Habló del pecado de Nabucodonosor, de su caída y de cómo el Señor había obrado con él, del dominio y la gloria que se le habían concedido, así como del castigo divino que mereció su orgullo y del subsiguiente reconocimiento que había expresado acerca del poder y la misericordia del Dios de Israel. Después, en palabras audaces y enfáticas, reprendió a Belsasar por su gran impiedad. Hizo resaltar el pecado del rey y le señaló las lecciones que podría haber aprendido, pero que no aprendió. Belsasar no había leído correctamente lo experimentado por su abuelo, ni prestado atención a las advertencias que le daban acontecimientos tan significativos para él mismo. Con la sentencia MENE, MENE, TEKEL, UPARSIM aquella última noche de loca insensatez, Belsasar y sus señores habían colmado la medida de su culpabilidad y de la que incumbía al reino caldeo.

De esta manera Dios por un juicio trajo salvación a un Reino, Nabucodonosor y por consiguiente a Babilonia. Pero así también trajo culpabilidad y la destrucción del mismo por manos de Belsasar. Dependiendo como reaccionaron ambos corazones a un hecho (el poder de Dios) hizo la gran diferencia. Mientras que Nabucodonosor se humillaba Belsasar se enaltecía. Pero la misericordia para ambos fue la misma (la oportunidad de conocerle). Pero ambos escogieron diferentes caminos.

5 comentarios:

  1. Este ejemplo de Belsasar es para , tomar consiencia de que el tiempo que estamos en la tierra debe de ser aprovechado ,sin perder la oportunidad de desperdicierlo. Tambien es oportunidad para hacer un inventario de nuestras acciones , si glorifico al Dios Altizimo , o estoy adorando a otros Dioses.
    Dice La Biblia que "Busquemos a Dios mientras puede ser hallado" En otras palabras es aprovechar los buenos años de nuestra vida para servir en la obra de Dios , y asi glorificarle. Amen

    ResponderEliminar
  2. DEBEMOS SABER QUE ESTAMOS VIVIENDO TIEMPO DIFICILES, Y LA GENTE DE HOY EN DIA NO QUIEREN TOMAR LAS COSAS DE DIOS, Y ESTAN PROFANO LOS ALTARES Y LA CASA DE DIOS TRAYENDO LA INMORALIDAD Y EL MUNDO, HOY EN DIA NO SE SABE QUIEN ES CRISTIANO Y QUIEN ES MUNDANO, PERO DIOS VA A COMENZAR A LIMPIAR LOS TEMPLOS Y VA A COMENZAR A TALAR PASTORES, EVANGELISTAS, SIERVOS, ADORADORES Y MAS POR ESTAR CAMBIANDO LA PALABRA PORQUE SI DIOS NO HA CAMBIADO PQ HOY EN DIA LA TUERCEN A SUS MANERAS. DIOS ES UN DIOS CELOSO Y CELA LO DEL, ASI ACABO CON ESTE REY VA ACABAR Y A TALAR Y A SACAR A MUCHOS DE LOS ALTARES POR QUE DIOS ES UN DIOS SANTO.. DIOS ME LOS BENDIGA... AMEN

    ResponderEliminar
  3. me preocupa otra cosa... que en vez de hacer limpieza haga lo de Lot... sacar a los justos y dejar a los impios solos. No debemos pensar asi lo mejor es "llorar por las abominaciones que hay en Jerusalem" y confesar "el pecado de nuestro pueblo".

    ResponderEliminar
  4. con todo respeto.jesus dijo:yo ruego por ello,no ruego por el mundo,sino por los que me has dado.es lo q debemos hacer nosotros p q la soberbia de este mundo no engañe a los del EL.

    ResponderEliminar
  5. Cuando me refiero a interceder me refiero a interncerder por los Justos... no obstante Cuando los dicipulos le dijeron a Jesus quieres que oremos para que decienda fuego y los consuma el les respondio... no sabeis de que espiritu son.

    Sabemos que al orar por el mundo estamos orando y pidiendo para que se conviertan a Cristo quien es el unico que les puede salvar. La pieza fundamental para que el MUNDO pueda creer nuestro mensaje es que debemos a amar a los que estan perdidos en el mundo orar por ellos, clamar por ellos. Sin en tender esto nosotros mismos en esta obra somos apartados del espiritu del mundo que no es capaz de orar por si mismos sino volverse mas duros al llamado de Dios.

    Lo que planteo lo digo en equilibrio puesto tambien la escritura dice que hay un limite y no debe gastarse tiempo en quien a rechazado explicitamente el mensaje de Dios (personas) no deis las perlas a los cerdos.

    ResponderEliminar

Recuerda que puedes dejar tu comentario, debe ser educado y con respeto a las otras personas. Todo Spam o comentario que no promueva el debate o falte el respeto sera eliminado o moderado.